Hongos en la Cabeza: Cómo Curarlos con Vinagre y otros Remedios Potentes

Hongos en la cabeza: ¿qué son y qué los caracteriza?

Los hongos en la cabeza, también conocidos como tiña del cuero cabelludo o tiña capilar (tinea capitis), es una infección muy contagiosa que generalmente se propaga mediante el contacto de persona a persona, o por el uso compartido de peines, toallas, sombreros o almohadas.

Esta infección provoca la formación de marcas circulares, con centros planos y bordes elevados, en la piel del cuero cabelludo y la base del cabello. A medida que se desarrollan, los parches de piel afectada se tornan escamosos (costras) y causan comezón intensa.

Aunque la tiña del cuero cabelludo puede infectar a personas de cualquier edad, se ha observado que es más común en los niños. Se cree que el aumento de la grasa natural del cuero cabelludo (sebo) que ocurre a partir de la adolescencia ayuda a evitar la infección, ya que dicho aceite tiene propiedades que lo hacen resistente a los hongos.

Causas: ¿por qué salen hongos en el cuero cabelludo?

La tiña capilar es causada por el tipo de hongos llamado dermatofitos. Estos microorganismos se alimentan de queratina y proliferan en el tejido muerto (uñas, cabello, capas externas de la piel). Debido a su predilección por el calor y la humedad, los dermatofitos pueden prosperar muy bien en la piel sudorosa de la cabeza, llegando a causar una degradación severa del cuero cabelludo y la caída del cabello en forma de parches.

Entre los principales factores de riesgo asociados a esta infección se encuentran:

  • No practicar una buena higiene capilar. Las personas que sudan mucho y mantienen su cuero cabelludo mojado durante largos períodos de tiempo son más susceptibles a desarrollar hongos.
  • Compartir objetos de uso personal, como peines, gorras, ropa de cama, toallas, etc. Los hongos y sus esporas pueden permanecer vivos en estos artículos durante mucho tiempo.
  • Entrar en contacto con mascotas infectadas, sobre todo perros y gatos. Los animales de granja (cabras, vacas, caballos y cerdos) también pueden ser portadores, aunque no muestren signos de infección.
  • Usar duchas públicas o áreas de piscinas abiertas al público.

Las estadísticas indican que los niños corren un mayor riesgo de contraer los hongos del cuero cabelludo, posiblemente debido a la interacción frecuente y cercana con mascotas u otros niños.

Síntomas: ¿cómo saber si tengo hongos?

Los síntomas de la tiña capilar suelen ser muy similares a la caspa severa (seborrea), e incluso pueden confundirse con la psoriasis. Pero sin lugar a dudas, hay dos señales de alarma indiscutibles: los parches o costras de piel enrojecida y la pérdida de cabello.

Típicamente la persona comienza a observar zonas circulares en la cabeza con aspecto anormal, enrojecido y escamoso, a la vez que ocurre el debilitamiento y la caída del pelo. Por lo general, estas áreas suelen crecer y propagarse gradualmente.

Otros síntomas comunes incluyen:

  • Picor intenso en el cuero cabelludo
  • Pequeñas ampollas en la piel
  • Inflamación en ciertas áreas, que en algunos casos provoca dolor y conduce a la pérdida permanente del cabello y la cicatrización.
  • Cabello quebradizo
  • En casos de infección muy grave, la persona puede desarrollar fiebre e inflamación de los ganglios linfáticos debido a la presencia de keriones (úlceras) llenos de pus.

¿Cómo se diagnostica esta condición?

Un examen visual puede ser suficiente para que el médico diagnostique la tiña capilar, sin embargo la similitud de sus síntomas con los síntomas de otras condiciones suele originar confusión. Por lo general se utiliza una luz especial llamada lámpara de Wood para iluminar el cuero cabelludo e identificar los signos de la infección. También se debe tomar una muestra de piel o cabello para confirmar el diagnóstico.

Nota: los hongos del cuero cabelludo generalmente brillan con la exposición a la luz ultravioleta.

Tratamiento: ¿cómo curar los hongos en la cabeza?

El tratamiento convencional para eliminar la tiña capilar se basa en el uso de medicamentos anti-fúngicos orales y champús / cremas anti-micóticas.

Antifúngicos orales

La griseofulvina (Grifulvin V, Gris-PEG) y el clorhidrato de terbinafina (Lamisil) son los medicamentos comunes para tratar esta infección. Ambos son medicamentos orales que deben tomarse durante varias semanas.

La griseofulvina ha sido la primera opción de tratamiento para la tiña del cuero cabelludo durante muchos años. Por lo general se necesita un ciclo de 8 a 12 semanas para notar los resultados. Actualmente no existe una opción líquida disponible, pero las tabletas pueden triturarse y mezclarse con agua en caso de ser necesario, sobre todo para el tratamiento en los niños.

Por su parte, la terbinafina está siendo utilizada cada vez más en lugar de la griseofulvina. Aunque no es un fármaco diseñado estrictamente para este propósito, sí se considera efectivo. Por lo general se necesita un curso de 4-6 semanas.

Aunque pueden provocar varios efectos secundarios molestos (diarrea, vómito, fatiga, debilidad, sensibilidad al sol, dolor de cabeza y malestar estomacal, entre otros), es importante seguir el tratamiento según las orientaciones del médico.

Otras alternativas comunes para sustituir a la griseofulvina y la terbinafina son el itraconazol y el fluconazol.

Antifúngicos tópicos

La aplicación de un champú o crema antimicótica dos veces por semana suele ser muy útil para controlar y prevenir la infección por hongos en la cabeza. Algunos de los productos más efectivos son los que contienen ketoconazol o sulfuro de selenio como ingrediente activo.

Cabe señalar que estas cremas o champús medicinales no eliminan completamente la infección, ya que no pueden actuar sobre los hongos que han penetrado en los tallos del cabello. Aunque no pueden curar la tiña, sí pueden eliminar parte de los hongos y esporas presentes en el cabello y en la superficie del cuero cabelludo.

Te puede interesar: 3 champús para la dermatitis seborreica en la cabeza

¿Cómo curar los hongos del cuero cabelludo con vinagre?

En ocasiones es muy recomendable el uso de remedios caseros que ayuden a controlar la proliferación de los hongos, sin llegar a dañar el pelo ni la piel. Precisamente, uno de los mejores aliados para eliminar la tiña y la caspa en el cuero cabelludo es el vinagre.

Vinagre blanco

El vinagre blanco está considerado como un ingrediente experto para el tratamiento de los hongos, la caspa y el exceso de sebo. Su contenido de ácido acético ayuda a mantener la piel desinfectada, limpia, libre de hongos y bacterias.

Su uso es muy sencillo. Después de lavar el cabello con champú, preferiblemente un champú antifúngico, aplica una mezcla de vinagre con agua sobre el cuero cabelludo (1 taza de agua – 1/8 taza de vinagre) y déjala actuar durante 5 minutos antes de enjuagar bien con agua. Se recomienda repetir este paso 3 o 4 veces en semana para eliminar por completo los hongos de la cabeza. Otra variante podría ser aplicar la solución antes del champú regular y después del acondicionador.

Las personas que tienen la piel del cuero cabelludo muy sensible, o que no toleran el olor fuerte del vinagre, deben elaborar una mezcla con mayor cantidad de agua; por ejemplo 1 taza de vinagre y 4 tazas de agua. Aplicar el vinagre en estado puro podría irritar aún más la zona.

Nota: siempre que sea posible, prepara la mezcla de agua y vinagre en un recipiente con spray para que la aplicación resulte más fácil y directa.

Quiz: ¿Qué sabes sobre la seborrea?

Realiza este cuestionario y aprende más sobre la dermatitis seborreica.
> Sí, quiero saber >

Si tu cuero cabelludo no es tan sensible, entonces puedes aplicar el vinagre blanco directamente sobre el pelo hasta que penetre, envuelve bien con una toalla o gorro y deja que actúe durante varios minutos. Al terminar debes lavar muy bien tu cabello con champú. Aunque esta opción puede funcionar para algunas personas, lo más recomendable es aplicar el vinagre diluido y no en estado puro.

Vinagre de manzana

El vinagre de manzana también es muy efectivo para eliminar los hongos, y de hecho, la mayoría de las personas lo prefieren debido a sus numerosas propiedades medicinales. Al provenir de la fermentación de la manzana, se considera como una opción menos agresiva para la piel, rica en enzimas, minerales y compuestos anti-inflamatorios.

Se puede aplicar de la misma manera que el vinagre blanco, mezclado con agua y dejando actuar durante varios minutos. Es importante realizar este tratamiento en una habitación bien ventilada, ya que el olor del vinagre puede resultar muy fuerte para algunas personas.

  • Toma 2 tazas de vinagre y ponlas a calentar ligeramente.
  • Una vez que se haya enfriado, toma 1/4 taza de vinagre y mézclalo con 1 taza de agua.
  • Aplica esta solución en tu cuero cabelludo antes de lavar con champú.
  • Deja que la solución actúe durante 10 minutos y a continuación lava el cabello con un champú suave; aplica el acondicionador como de costumbre.
  • Luego de 5 minutos, enjuaga y aplica otro poco de la solución con vinagre para dejarlo secar en el cuero cabelludo y el pelo (no enjuagar).

En caso de tener hongos en la cabeza y exceso de caspa, el vinagre se puede combinar con otros ingredientes para maximizar sus beneficios, por ejemplo con aceite de coco, aceite de árbol de té, aceite de aguacate.

Por lo general, los hongos en la cabeza, o en cualquier otra zona, comienzan a responder al vinagre después de la primera semana de aplicación. Muchos casos logran eliminarlos en un mes, mientras que otras personas necesitan un poco más de tiempo. Como con cualquier remedio casero, la constancia y la paciencia son muy importantes para obtener buenos resultados; los hongos no van a desaparecer en 2 días, pero en ese tiempo sí vas a notar cómo el cuero cabelludo comienza a recuperarse al disminuir la picazón y el enrojecimiento.

Otros remedios para combatir la tiña capilar de forma natural

Aceite de ricino

Los beneficios del aceite de ricino para el tratamiento de los hongos en la cabeza son impresionantes. No solo ayuda a eliminar estos microorganismos, sino que actúa como un excelente acondicionador de la piel y alivia rápidamente los síntomas molestos de la infección [1].

Instrucciones:

  1. Sumerge una bola de algodón en aceite de ricino y aplícalo sobre todo el área afectada.
  2. Deja reposar durante al menos 1 hora. Luego enjuaga bien el cabello con agua fría y sécalo rápidamente.
  3. Repite 2-3 veces por semana.

Ajo y miel

El ajo contiene un compuesto antimicótico muy fuerte llamado alicina. Este es muy efectivo contra el hongo Candida [2], pero también ayuda a combatir la tiña. Por su parte, la miel complementa al ajo en su actividad antifúngica, alivia la piel y reduce cualquier inflamación gracias a sus propiedades antiinflamatorias y regenerativas [3].

Instrucciones:

  1. Aplasta 6 dientes de ajo y déjalos reposar de 10 a 15 minutos.
  2. Agrega 5-6 cucharadas de miel, preferiblemente orgánica, y mezcla muy bien.
  3. Aplica esta mezcla generosamente en tu cabeza y masajea por 1-2 minutos.
  4. Deja actuar durante 10 minutos y luego enjuaga con abundante agua.
  5. Después lava con champú para eliminar completamente los restos que hayan quedado en el cabello.
  6. Repite este remedio 2 veces por semana.

Aceite del árbol de té y aloe vera

Gracias a los terpenos, un tipo de compuestos con gran potencial terapéutico, el aceite de árbol de té es uno de los mejores remedios para curar los hongos del cuero cabelludo y en otras partes del cuerpo [4]. Por su parte, el aloe vera combate la picazón, la sequedad y mejora el aspecto de la piel.

Instrucciones:

  1. Mezcla 10-15 gotas de aceite del árbol de té y 1/4 de taza aloe vera natural.
  2. Aplica esta mezcla en el cuero cabelludo y masajea durante 2-3 minutos.
  3. Deja que el aceite del árbol de té y el aloe actúen durante 30-45 minutos.
  4. Luego enjuaga tu cabello como de costumbre.
  5. Repite este remedio 2 veces por semana.

Te puede interesar: Tratamiento de la dermatitis seborreica con aceite de árbol de té

Listerine

Aunque no se trata de un ingrediente natural, el enjuague bucal Listerine puede servir como tratamiento casero gracias a sus propiedades antifúngicas. Sus componentes clave, el eucaliptol, el timol y el mentol son capaces de neutralizar la proliferación de hongos en la cabeza y calmar los síntomas asociados.

Instrucciones:

  1. Lava tu cabello como de costumbre con champú y enjuaga completamente.
  2. Retira el exceso de agua de tu cabello.
  3. En un tazón, mezcla 1/2 taza de Listerine (original) y 1/2 taza de agua tibia, y viértelo sobre el cuero cabelludo.
  4. Masajea suavemente tu cabeza por 1-2 minutos.
  5. Ahora enjuaga el cabello con agua tibia primero y luego con agua fría; deja que se seque con el aire.
  6. Repite este procedimiento 1 vez por semana.

Limón

Además de tratar la tiña capilar, los ácidos del limón eliminan cualquier otro microorganismo que pueda estar dañando el cuero cabelludo [5]. Como beneficio adicional, le devolverá el brillo natural a tu cabello.

Instrucciones:

  1. Agrega 3-4 cucharadas de jugo de limón a 1 taza de agua tibia, mezcla bien y esta solución para enjuagarte después de lavar el cabello (1 vez por semana).
  2. Continúa con un enjuague de agua fría para cerrar los poros del cuero cabelludo.

Aceite de coco

El aceite de coco contiene ácido láurico, un compuesto muy conocido por su efecto antimicrobiano. Aplicarlo de forma regular en el cuero cabelludo puede ser muy útil para controlar cualquier infección fúngica y la caspa en unas pocas semanas [6]. Adicionalmente el aceite de coco nutre e hidrata la piel, lo que hará que tu pelo se vea más saludable.

Instrucciones:

  1. Aplica aceite de coco en tu cuero cabelludo y a lo largo del cabello.
  2. Masajea durante 2 minutos y cubre la cabeza para deja actuar durante la noche.
  3. A la mañana, lava tu cabello como de costumbre.
  4. Repite este remedio 2-3 veces por semana.

Más en: Tratamiento de la dermatitis seborreica con aceite de coco

Papaya (Frutabomba)

La enzima de acción antifúngica llamada quitinasa, que se encuentra en dicha fruta, degrada la pared celular de los hongos y les causa la muerte. La papaya se puede utilizar en casa para combatir los hongos en la cabeza simplemente aplicando la pulpa de la fruta en el cuero cabelludo, se deja actuar durante 15 minutos y luego se enjuaga con abundante agua.

Aceite de oliva

El aceite de oliva contiene una amplia gama de compuestos nutritivos y curativos que ayudan a aliviar la picazón, la sequedad y la descamación de la piel, así como a fomentar el crecimiento del cabello nuevo [7]. Simplemente aplica aceite de oliva en tu cuero cabelludo y masajea durante varios minutos antes de enjuagar el cabello con agua tibia.

Bicarbonato de sodio

Algunas infecciones de la piel, como la tiña capilar y la tiña ungueal, se pueden tratar fácilmente con bicarbonato de sodio [8]. Es una alternativa excelente para equilibrar el pH de la piel y aliviar la picazón causada por los hongos.

Instrucciones:

  1. Agrega 1 cucharada de bicarbonato de sodio y unas gotas de aceite de romero en 1 taza de agua tibia; mezcla bien.
  2. Aplica esta mezcla directamente en el cuero cabelludo y masajea de forma suave durante unos minutos.
  3. Déjalo actuar por 5-10 minutos y luego enjuaga.
  4. Repite estos pasos 1 vez por semana.

La tiña del cuero cabelludo se cura lentamente, puede tomar más de un mes para notar mejoría. Sé paciente y continúa tu tratamiento hasta que logres eliminar la infección por completo.

Da clic en el siguiente video y conoce la opinión resumida de un especialista (dermatólogo) sobre los hongos en la cabeza. 

Respuestas rápidas a Preguntas frecuentes

Hongos en la cabeza de los niños: ¿qué hacer?

A veces puede ser muy difícil deshacerse de la tiña capilar en los niños, ya que suelen contraer la infección más de una vez. Estas recurrencias generalmente se detienen en la pubertad, aunque pueden quedar efectos a largo plazo, por ejemplo posibles parches de calvicie o cicatrices.

Es importante enseñarles a tus hijos las pautas adecuadas de higiene personal y asegúrate de seguir esas pautas tú mismo. Además no deben compartir almohadas, peines, cepillos, toallas u otros artículos personales.

En caso de que un niño muestre síntomas de infección en el cuero cabelludo, lo más aconsejable es acudir al médico para recibir un diagnóstico. Mientras tanto, no permitas que se rasque el área afectada, especialmente si le pica mucho.

Si ha sido diagnosticado con un episodio de hongos en la cabeza, seguramente el médico indicará el tratamiento con antifúngicos orales. Después de varios días tomando el medicamento no es riesgoso que el niño acuda a la escuela, pero es importante terminar el ciclo de tratamiento hasta el final.

También es necesario que todos en la familia sean evaluados para la condición. Si una persona tiene tiña, es posible que otros en casa se contagien. A menudo la condición se diagnostica en el niño con solo examinar los brazos de sus padres. Lo común es que el médico quiera examinarlo a usted y a su hijo al cabo de 4-6 semanas para asegurarse de que la infección se está aclarando.

¿Cómo puedo prevenir los hongos en la cabeza?

Los dermatofitos que causan la tiña son comunes y contagiosos, esto hace que la prevención sea difícil. Sin embargo, no es imposible; existen algunas medidas de prevención que ayudan a disminuir el riesgo de infección.

  • Debido a que los niños son especialmente susceptibles, explícales a tus hijos cuáles son los riesgos de compartir cepillos, peines, toallas, gorras y otros artículos personales.
  • El lavado regular de las manos durante el día y el lavado del cabello con champú también son rutinas de higiene que debes enseñar a los más pequeños.
  • A veces es difícil saber si un animal tiene tiña, pero un signo común es la presencia de círculos sin pelo. En caso de observar esto, evita acariciar al animal y acude a un veterinario. Mantén los controles veterinarios regulares para todas las mascotas.
  • Evita pasar mucho tiempo con el cabello sucio, húmedo o grasiento. Lava bien tu cuero cabelludo cada 1-2 días, especialmente si vives en un clima muy cálido o haces alguna actividad física que te provoque sudoración.
  • No uses peines, cepillos, gorras o toallas que estén sucios.

Tengo tiña en la cabeza: ¿qué complicaciones pueden existir?

Esta infección fúngica no suele ser una amenaza seria para el estado de salud general, pero es cierto que si no se trata y se vuelve severa puede conducir a la cicatrización permanente y la pérdida de pelo en zonas circulares del cuero cabelludo (calvas). Esto puede ocurrir incluso después de seguir un tratamiento.

También hay casos en los que el hongo se deposita profundamente en el cuero cabelludo, y crea una masa infecciosa muy dolorosa y gruesa llamada kerion. En ocasiones esta masa puede parecerse a un grupo de forúnculos y confundirse con una infección bacteriana; lamentablemente los antibióticos no ayudarán a eliminar un kerion. Para lograr un tratamiento efectivo se debe obtener el diagnóstico correcto y poner en marcha un curso de antimicóticos orales, con terbinafina o griseofulvina.

Muy ocasionalmente, la inflamación causada por la tiña capilar puede conducir a una infección cutánea bacteriana “secundaria”. Si esto ocurre, el médico suele indicar un tratamiento combinado con antifúngicos y antibióticos.

¿Qué pasa si estoy en contacto cercano con una persona que tiene tiña del cuero cabelludo?

Siempre se recomienda que los miembros del hogar y otros contactos cercanos de la persona infectada se sometan a una prueba de laboratorio para descartar el contagio. Esto puede hacerse con ayuda de un cepillo especial que se envía al laboratorio para observar si el cabello está contaminado con hongos o esporas de hongos.

Algunas personas no presentan síntomas y sin embargo tienen hongos en el cabello. En esos casos se les denomina ‘portadores’.

Los portadores deben seguir un tratamiento para evitar que la infección aflore o se propague a otros, pero cabe resaltar que esta medida es solo para contactos cercanos, como hermanos, parejas y padres. Por lo general no se necesitan evaluaciones en las escuelas o en los centros de trabajo.

Nota: si en una clase hay más de dos niños infectados, entonces el resto de la clase sí debe ser examinado.

¿Los hongos de la cabeza pueden afectar a mi bebé?

Sí. Al igual que otros tipos de tiña, la tiña capilar, también conocida como hongos del cuero cabelludo, puede afectar a los bebés. Inicialmente se suele observar daño en varios folículos pilosos y luego comienza a formarse una lesión circular escamosa, que se extiende a un área importante del cuero cabelludo. Esta zona infectada se vuelve frágil, se irrita y causa comezón intensa.

El bebé puede contagiarse mediante contacto físico o al compartir juguetes, toallas, alfombras, sábanas, cepillos, ropa y sombreros. El contacto directo con mascotas infectadas también es una causa común de contagio, ya que estas transfieren los hongos al bebé durante el juego. Asistir a la guardería, parques infantiles, piscinas públicas o a otros espacios compartidos, es otro factor de riesgo importante.

Las opciones de tratamiento para curar los hongos en la cabeza de un bebé incluyen el uso de un champú antimicótico para lavar su cuero cabelludo, así como la aplicación de una crema antimicótica en el área afectada. También se recomienda no cubrir la cabeza del bebé con una gorra o paño. Es importante exponerlo al aire para promover una recuperación más rápida.

libro-seborreaIMPORTANTE: Descarga completamente GRATIS nuestro libro electrónico; "Tratamientos terapéuticos actuales para la dermatitis seborreica", un material breve, de lectura rápida, además de interesante. Al leerlo podrás:

  • Conocer un poco más acerca de la dermatitis seborreica.
  • Actualizarte con información acerca de los tratamientos terapéuticos que se están utilizando para el tratamiento de esta condición.
  • Saber cuáles son las opciones de tratamiento más eficaces.
  • Conocer los resultados de varios estudios encaminados a encontrar la mejor cura para la dermatitis seborreica, con el menor número de efectos secundarios.